Top
TAKTICTAKTIC Branding Corporativo: claves para construir una marca coherente

Branding Corporativo: claves para construir una marca coherente

La marca es el intangible más importante de las empresas. Una buena marca es la que perdura en el tiempo, logra un posicionamiento positivo y deja huella en la mente del consumidor. Para ello es imprescindible responder fielmente a los principios de la filosofía de marca. Cuanta más constancia y cohesión refleje una marca, más fuerte y creíble será. Por ejemplo, Coca-Cola siempre ha apostado por la felicidad, mientras que Nike defiende la victoria deportiva. ¿Cómo podemos ser coherentes? A través del Branding Corporativo

El Branding Corporativo es la gestión de los elementos tangibles e intangibles de una marca con el objetivo de construir y transmitir la propuesta de valor. Está compuesto por cinco elementos: naming o creación del nombre, identidad corporativa, posicionamiento, lealtad de marca y arquitectura de marca. De ellos depende en gran parte el valor de la marca, que viene definido por su carácter distintivo, su relevancia y su sostenibilidad en el tiempo.

 

¿Es necesario el Branding?

La marca es lo que nos distingue de la competencia. No es solo un nombre, sino el símbolo identificativo que representa la esencia de una empresa. En la actualidad, la competencia es cada vez mayor, ya que existen una gran cantidad de productos a disposición de los consumidores. Por esa razón, la empresa debe saber diferenciarse y presentar una propuesta de valor relevante, singular y creíble. Dicha propuesta se transmite mediante la marca, que debe conectar con el público a través de las emociones, no solo de los beneficios racionales.

Por eso el Branding Corporativo es un elemento indispensable para todos los negocios actuales, ya que ayuda a consolidar la marca y conseguir reconocimiento y prestigio. Para ello, se debe desarrollar una buena estrategia que contemple los siguientes conceptos:

  • Definir el objetivo de la marca
  • Crear una identidad
  • Consolidar una experiencia para el consumidor
  • Diferenciarse de la competencia
  • Conseguir mayor credibilidad y prestigio

 

Puntos clave de una marca

Con el objetivo de construir una marca coherente y sólida a través del Branding, debemos tener en cuenta los siguientes puntos clave:

  • Propósito: es la razón de existir de la marca, el motivo por el que se creó. Eventualmente, se convierte en el eslogan o el lema de la marca.
  • Promesa de marca: es la manera en que la marca pone en práctica su propósito para que se convierta en realidad.
  • Atributos de marca: son las características que se manifiestan en la comunicación y en la forma de trabajar de los empleados. Funcionan como aspectos de la personalidad de la marca.
  • Posicionamiento: es el espacio que ocupa la marca en el mercado y la percepción de la misma por parte de los consumidores. Se debe definir en función del valor que ofrece la empresa y de sus objetivos.
  • Identidad visual: está formada por los colores, los iconos o símbolos y la tipografía, que dan coherencia a la comunicación visual.

 

El Branding Corporativo en el ámbito digital

Para maximizar los esfuerzos en el entorno digital y optimizar el retorno de la inversión, es necesario trabajar algunos elementos clave del Branding:

  • Ofrecer una experiencia integral: se debe definir un posicionamiento y unos valores que estén presentes en todas las acciones de comunicación de la empresa. La comunicación tendrá que ser fiel a la esencia de la marca en el tono de voz, el tipo de mensaje y los códigos visuales. El objetivo es que la marca quede en la mente del público, por eso la coherencia es clave.
  • Definir objetivos que funcionen como guía: hay que saber dónde se quieren concentrar los esfuerzos, ya que los recursos de las empresas son limitados. La mejor opción es definir los objetivos de forma clara y desarrollar acciones para lograrlos.
  • Conocer los intereses del target: el entorno digital permite establecer un contacto directo con los potenciales consumidores. De esta manera, se pueden conocer sus necesidades y desarrollar contenidos que conecten con sus motivaciones y les aporten valor.
  • Establecer diferentes objetivos para cada red social: se deben adaptar las acciones y los mensajes a cada una de las plataformas, por eso hay que elegir el formato que mejor funcione en cada red con el fin de adaptarse a la audiencia.
  • Supervisar periódicamente las acciones y herramientas: el entorno digital se caracteriza por ser cambiante, de forma que, para ofrecer valor a los clientes, es necesario revisar el cumplimiento de los objetivos y ajustar las acciones para desarrollar mejores contenidos.
Carmen Pola
Carmen Pola

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar