Top
TAKTICTAKTIC Metodología Lean: ¿qué es?
metodología lean

Metodología Lean: ¿qué es?

Las metodologías ágiles son una de las herramientas principales en la Transformación Digital de una empresa. Permiten implementar un cambio en la filosofía de las organizaciones para mejorar su eficiencia y obtener resultados más rentables. Si quieres saber qué es la metodología Lean y cuál es su origen, no dudes en leer este post.

¿Cómo surge la metodología Lean?

El concepto de metodología Lean fue creado en Japón a partir del año 1940, concretamente la empresa Toyota se encargó de desarrollar este modelo productivo para sus fábricas automovilísticas como respuesta a la potencia de fabricación de empresas como Ford y General Motors. 

Uno de sus ingenieros, Taiichi Ohno, centró sus esfuerzos en mejorar la eficiencia en la fabricación de vehículos mediante la eliminación de todos los procesos que no aportasen valor al producto final. 

El objetivo era reducir los tiempos de producción al mínimo y optimizar las líneas de fabricación para producir varios modelos al mismo tiempo. 

Esta visión de trabajo permitió a Toyota crear un modelo de mejora continua, el cual los llevó a aumentar la velocidad y la flexibilidad en las líneas de fabricación. El denominado “sistema de producción de Toyota” dio como resultado varias de las técnicas de mejora más utilizadas actualmente. 

Tras el éxito que tuvo Toyota al implantar la metodología Lean en su producción automovilística, se ha importado este modelo en el resto de los sectores y empresas que buscan mejorar un producto o servicio. 

¿Qué es Lean? 

Pensar en metodología Lean es pensar en una filosofía que se debe adoptar por parte de toda la organización. 

La metodología Lean tiene como objetivo dar respuesta a preguntas como ¿Dónde se está perdiendo el tiempo en el proceso? ¿Qué se puede hacer para reducir los plazos de entrega? ¿Aportan valor las actividades que se realizan en el proceso productivo? 

Hay dos formas de ver Lean; Lean como una caja de herramientas para mejorar los procesos y Lean como una filosofía de gestión. La opción elegida depende de las inquietudes y las necesidades de la organización. 

No hay una sola definición de Lean, sino que hay características recurrentes que dan forma a esta metodología. Estas son:

  • Valor para el cliente. Gracias a una mejora continua, se consigue dotar de un buen producto o servicio a los clientes.
  • Filosofía de gestión. La mejora está integrada en los valores y principios de gestión de la empresa.
  • Mejora continua. Integrar la mejora por parte de todos los empleados en cada uno de los procesos de la empresa.
  • Orientación al aprendizaje. Cada error o problema identificado se transforma en un momento educativo.

 

Los 7 desperdicios de la metodología Lean 

Para cualquier empresa es importante ofrecer valor en sus productos o servicios. Es por ello por lo que, ofrecer valor al cliente es el punto clave de la adopción de la metodología Lean. De modo que, el paso previo a la implantación de Lean es identificar, por parte de la organización, quién es el cliente y qué espera del proceso. Y, aquellos procesos que no aportan valor al producto final, se consideran desperdicio y se deben eliminar. Se pueden categorizar bajo los siguientes tipos: 

despercicios metodologia lean

Transporte

Los desperdicios en el caso del transporte se identifican al transportar productos, materiales, personas e información innecesariamente. Se crea habitualmente por la forma en que las empresas organizan sus ubicaciones.  El transporte innecesario tiene lugar, por ejemplo, entre departamentos, centros de trabajo, líneas de producción, almacenes, etc. 

Sobreproducción

La sobreproducción significa que se está produciendo más de lo que exige el cliente (más de lo necesario o antes de lo necesario). A menudo, este tipo de desperdicio es ocasionado por el deseo de utilizar los medios de producción de manera eficiente y para trabajar en grandes lotes. 

La sobreproducción conduce a otros tipos de desperdicios, como transporte, inventario, movimiento y espera. Como resultado, contrariamente a lo que parece lógico, trabajar en lotes grandes no aumenta la eficiencia, sino de hecho hace que las cosas sean menos eficientes. 

Espera

Esperar es un tipo de desperdicio inconsciente. Esperar continuamente a un documento, correo electrónico, aprobación, entrega, etc. El hecho de que se tenga una espera en el proceso significa que las actividades no se han coordinado adecuadamente. En una organización Lean, las actividades de un proceso están coordinadas de tal manera que no hay casi ninguna espera. Si un empleado necesita algo para pasar a la siguiente etapa, está listo en el momento en que lo necesita. 

Movimiento

El desperdicio por movimiento se refiere al movimiento (innecesario) de personas cuando buscan materiales, herramientas o documentos. Este tipo de desperdicio pasa desapercibido, porque se considera completamente normal.  Por ejemplo, las impresoras se colocan en una ubicación central de las oficinas, para garantizar que todos puedan usarlas. Sin embargo, este tipo de desperdicio toma mucho tiempo y en pocas ocasiones aporta valor al resultado. 

Sobreprocesamiento

El exceso de procesamiento suele ser el resultado de elementos que se agregan a un proceso existente. Los procesos nunca se simplifican con el tiempo, sino que siempre son más complejos. Se agregan paulatinamente pasos adicionales y más documentación que es necesario completar. A menudo las adiciones son el resultado de tener que trabajar con elementos del proceso original que no funcionan de manera óptima. 

Defectos

Los defectos son el mayor y más claro ejemplo de desperdicio. Después de que el producto o servicio ha superado todos los demás tipos de desperdicios durante el proceso, se encuentran errores en el resultado final.  Suceden debido a que no se realiza un examen de las causas raíz de los posibles problemas, sino que se resuelven a menudo mediante ajustes, mejoras temporales o reparaciones a fin de garantizar que el trabajo continúe.  Como resultado, el proceso se vuelve cada vez más complejo, provocando como resultado un desperdicio por exceso de procesamiento. 

Inventario

En muchos casos, el inventario es necesario. El desperdicio en términos de inventario se produce al tratar de mantener innecesariamente un inventario de los productos terminados y las materias primas. Tener productos terminados en stock significa que se han producido, pero todavía no hay clientes. Cuesta dinero y hay que mantenerlo y contabilizarlo. 

En resumen, la metodología Lean es una de las herramientas de gestión ágil que ayuda a las organizaciones a optimizar sus procesos y permite crear un ecosistema de mejora continua. ¿Te ha resultado interesante esta herramienta? ¿Crees que puedes implantarla en tu empresa? ¡No te pierdas nuestros siguientes posts del blog sobre metodología Lean!

 

Daniel García Sanza
Daniel García Sanza

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar