Top
TAKTICTAKTIC ¿Qué metodologías ágiles existen?

¿Qué metodologías ágiles existen?

En un post anterior os hablamos de los beneficios de las metodologías ágiles, las cuales permiten adaptar el modo de trabajo a cada proyecto, aportando flexibilidad, eficiencia e inmediatez. Gracias a ellas, las empresas pueden entregar proyectos de mayor calidad en menos tiempo y a un coste menor. ¿Te gustaría saber qué metodologías ágiles existen? ¡Sigue leyendo!

Qué metodologías ágiles existen

Las empresas que apuestan por las metodologías ágiles son capaces de gestionar sus proyectos de manera flexible, autónoma y eficaz, reduciendo costes e incrementando la productividad de sus equipos. Pero ¿qué metodologías ágiles existen? A continuación, te vamos a contar cuáles son las metodologías ágiles más usadas en la actualidad.

Extreme Programming (XP)

El principal objetivo de esta herramienta es potenciar las relaciones interpersonales del equipo de trabajo fomentando la comunicación y eliminando los tiempos muertos. De esta manera, se consigue alcanzar el éxito durante el desarrollo del software. Asimismo, busca ayudar en las relaciones entre los empleados y el cliente para conseguir una retroalimentación positiva. Por ese motivo, resulta de gran utilidad para las startups y las empresas en proceso de consolidación.

Las principales fases del Extreme Programming XP son:

  1. Planificación del proyecto junto con el cliente
  2. Diseño del proyecto
  3. Codificación en parejas para conseguir resultados eficientes y de calidad
  4. Pruebas para comprobar el correcto funcionamiento de los códigos implementados
  5. Lanzamiento del proyecto

 

SCRUM

En lugar de centrarse en la fase de planificación y posterior ejecución del producto, se basa en el desarrollo incremental, es decir, en la mejora continua de un producto o servicio mediante ciclos cortos de experimentación. Esta estrategia consiste en desgranar los ciclos de desarrollo en pequeños proyectos divididos en tres fases: análisis, desarrollo y testing.

Con esta metodología se realizan entregas regulares y parciales del producto final conocidas como interacciones del proceso o Sprint. De esta manera, se consigue minimizar los riesgos que puedan surgir en procesos de desarrollo demasiado largos. Por ese motivo, es una metodología óptima para abordar proyectos complejos que exigen flexibilidad y rapidez en la ejecución de los resultados.

Un punto clave del proceso son las reuniones, que aseguran el cumplimiento de los objetivos fijados:

  • Reunión de planificación: se realiza al inicio de cada sprint para planificar la cantidad de trabajo que el equipo va a realizar durante el próximo sprint.
  • Reunión diaria: duran como máximo 15 minutos. El objetivo es realizar una retroalimentación de lo que se hizo el día anterior y establecer un plan para las próximas 24 horas.
  • Reunión de revisión: en ella se exponen los puntos completados y los que faltan por completar. Se lleva a cabo al final de cada sprint.
  • Reunión de retrospectiva: tras culminar un sprint, el equipo se reúne para reflexionar y proponer acciones de mejora.

Equipo SCRUM

En los equipos Scrum, se cuenta con roles específicos, que son imprescindibles para completar el proceso de forma satisfactoria:

  • Stakeholder: es el cliente, cuya responsabilidad radica en definir los requerimientos (Producto Backlog), recibir el producto tras cada iteración y proporcionar feedback.
  • Product Owner: es el intermediario de la comunicación entre el stakeholder y el equipo de desarrollo. Prioriza los requerimientos en función de las necesidades de la solicitud.
  • Scrum Master: actúa como facilitador ante el equipo de desarrollo, elimina los impedimentos identificados y se encarga de que el equipo siga los principios ágiles, las reglas y los procesos.
  • Scrum Team: es el equipo de desarrollo que se encarga de llevar a cabo los casos de uso definidos en el Product Backlog. Es un equipo autogestionado, ya que no existe un jefe de equipo. En base a la velocidad obtenida en las diferentes fases va construyendo el Sprint Backlog.

 

Kanban

Kanban proviene de una palabra japonesa cuyo significado es “Tarjeta Visual”. Se utiliza para controlar el avance de trabajo del equipo en una línea de producción. En ella se clasifican las tareas en subtareas con el fin de determinar los niveles de productividad en cada fase del proyecto.

Es una metodología muy útil para simplificar la planificación y la asignación de responsabilidades. Consiste en crear un tablero donde se representan los procesos del flujo de trabajo. Este tablero debe estar dividido como mínimo en tres columnas: pendiente, en proceso y terminado. Normalmente, se utilizan post-its, que se irán desplazando a medida que las tareas se vayan completando.

Es fundamental que dicho cuadro esté al alcance de todos los miembros, pues, de esta manera, se evita la repetición de tareas. Por lo tanto, ayuda a incrementar la productividad y mejorar la eficiencia del equipo de trabajo.

Estas metodologías ágiles tienen características comunes, pero son sus particularidades las que te permitirán saber cuál es la más adecuada en cada caso. No solo dependerá del tipo de empresa, sino también de la fase en la que se encuentre en su transición hacia la transformación digital y la innovación. ¿Estás interesado en aprender más sobre metodologías ágiles? Consulta nuestros cursos de metodologías ágiles, Scrum y Kanban.

Carmen Pola
Carmen Pola

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar