Top
TAKTICTAKTIC Qué es el Geo-blocking y cómo le afecta la nueva normativa de la Unión Europea
Qué es el Geo-blocking

Qué es el Geo-blocking y cómo le afecta la nueva normativa de la Unión Europea

¿Qué es el Geo-blocking?

El Geo-blocking, Geobloqueo o Bloqueo geográfico es una barrera geográfica entre los paises miembro de la Unión Europea que se aplica en al ámbito de internet. Esto quiere decir que las empresas que operan a través de internet pueden bloquear sus productos o servicios en función de la localización geográfica desde donde se realice la consulta.

Las limitaciones no solamente hacen referencia a la restricción de la venta de productos o servicios, también incluye exigir el pago con una tarjeta de una determinada nacionalidad (discriminación en los pagos) o el no permitir el acceso al sitio web.

El Geo-blocking también afecta a la descarga de contenidos, como por ejemplo la televisión a la carta en una ubicación diferente a la del país de emisión.

Al igual que se eliminaron las barreras físicas para los ciudadanos comunitarios, con la intención de un Mercado Único Digital entre los países miembros de la Unión Europea, una de las medidas que se pusieron en marcha fue la eliminación del Geo-blocking, referido tanto a los bloqueos artificiales como a las redirecciones.

El pasado 3 de diciembre de 2018 entró en vigor está nueva normativa dentro de la Unión Europea.

 

¿Cómo es el nuevo Reglamento Geo-blocking?

 

Venta  de productos o servicios

Cualquier usuario que busque un producto en otro país podrá realizar el pedido como un usuario local (visualización de productos, mismo precio). Lo que el reglamento no incluye es la obligación por parte del ecommerce de enviar el producto al país desde el que se ha realizado el pedido. El envío solamente se podrá realizar en un punto del país donde el ecommerce opere.

En el caso de la venta de servicios que se proporcionan en un lugar físico específico de un país diferente al desde el que se realiza la compra (reserva de hoteles, compra de entradas…), el usuario tendrá las mismas opciones que un cliente del mismo país del ecommerce.

En lo que a la venta de servicios online se refiere, cualquier usuario podrá realizar la compra de cualquiera de estos servicios con las mismas condiciones de acceso y de compra que un usuario del país donde opera el sitio web.

Discriminación en los pagos

En cuanto a lo que a los pagos se refiere, cada ecommerce puede decidir que métodos de pago son los que quiere utilizar en su web. En este sentido el nuevo Reglamento Geo-blocking lo que dice es que cuando se acepte un sistema de pago, por ejemplo una tarjeta de crédito Visa, se deberá de aceptar el pago a través de este tipo de tarjeta independientemente de cual sea su país de emisión.

Acceso a sitio web

El nuevo Reglamento Geo-blocking prohíbe bloquear el acceso a una página web así como el redireccionamiento automático a la web del país desde el que se realiza la consulta. En esta situación han quedado excluidas las páginas que ofrecen contenidos audiovisuales, como Netflix, que podrán seguir bloqueando determinados contenidos y tener diferente precio en cada país.

 

¿Qué consecuencias va a conllevar la aplicación del Reglamento Geo-blocking?

 

Consecuencias para los usuarios

  • Aumento de las posibilidades de elegir un determinado producto.
  • Aumento de la oferta.
  • Precios más competitivos

 

Consecuencias para los ecommerce

  • Los ecommerce tendrán que adaptar sus webs  para que cualquier usuario desde cualquier país de la UE pueda acceder al contenido de su web y a realizar compras en la misma.
  • Aunque el reglamento no obliga a traducir la web a los distintos idiomas que se hablan en la Unión Europea, habrá casos en que según la estrategia que vaya a seguir la empresa con este cambio, pueda interesar el traducir la página web a otros idiomas.
  • En las páginas se deberá modificar el bloqueo a su acceso cuando se acceda a ella desde otro país, ya que hasta ahora cuando esto sucedía se redirigía a la página del país desde el que se quería acceder sin el consentimiento del usuario. El usuario deberá de tener acceso tanto a la web del país desde el que se realiza el contacto como a la que se pretende acceder.

 

Aunque, la aplicación de este nuevo reglamento,  son buenas noticias para los usuarios del comercio electrónico (según cifras del año 2015 casi dos tercios de los consumidores que tenían interés en realizar compras online en otros países de la Unión Europea no podían hacerlo), no deja de ser una ley insuficiente.

La Comisión Europea, consciente de ello, se ha comprometido a revisarla a finales del año 2020.

¿Te ha parecido interesante este artículo? No dejes de visitar el blog de nuestra web TAKTIC donde podrás encontrar otros posts que pueden ser de tu interés.

Silvia Gonzalvo
Silvia Gonzalvo

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar