Top
TAKTICTAKTIC Responsabilidad Social Corporativa: un modelo de gestión sostenible

Responsabilidad Social Corporativa: un modelo de gestión sostenible

La responsabilidad social corporativa es la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores.

Los ciudadanos somos cada vez más exigentes, ya que no solo nos importa lo que el mercado ofrece, sino la forma en que lo hace. Por esa razón, las empresas deben estar concienciadas sobre su impacto económico, social y medioambiental en el entorno y llevar a cabo acciones responsables con todos sus grupos de interés.

La responsabilidad social corporativa es un modelo de gestión, por lo que tiene que estar integrada en el plan estratégico del negocio. No consiste únicamente en realizar acciones puntuales, sino que debe ser una filosofía de empresa cuyo objetivo sea lograr un desarrollo sostenible y generar un impacto positivo.

 

Cómo implantar la responsabilidad social corporativa en la empresa

Para implantar acciones de responsabilidad social corporativa en la empresa, debemos seguir una serie de fases.

Fase 1. Reflexionar sobre el alcance e impacto de la responsabilidad social corporativa en la empresa

La empresa debe decidir el alcance de la RSC en base a su contribución a la solución de problemas sociales, medioambientales y económicos. El modelo de gestión más adecuado será el que disponga de legitimidad moral y logre aceptación social.

Para aplicar la RSC es necesario tener en cuenta tres aspectos fundamentales: el compromiso por parte de la dirección, el apoyo de las personas y los recursos disponibles.

Fase 2. Elaborar una estrategia de RSC integral e integrada en la estrategia de la empresa

Tenemos que realizar un análisis de la situación inicial de la empresa en acciones de RSC, así como conocer las expectativas de los grupos de interés a través de un diálogo bidireccional. Dichas expectativas se traducen en demandas que ayudarán a establecer los objetivos en materia de RSC.

Posteriormente, realizaremos una formulación de la RSC teniendo en cuenta los aspectos de la identidad corporativa de la empresa: visión, misión y valores, políticas y objetivos estratégicos, entre otros.

Fase 3. Desarrollar programas de RSC

El programa de RSC debe tener en cuenta la estrategia y el análisis previo sobre la situación de la empresa y las expectativas de los grupos de interés. Tiene que estar integrado en la gestión de las organizaciones y considerar aspectos en tres dimensiones: económica, ambiental y social.

El programa tiene que ir acompañado de indicadores para medir los resultados y corregir las actuaciones futuras. Además, dichos indicadores nos ayudarán a priorizar acciones en base a los resultados obtenidos y las previsiones futuras.

Fase 4. Comunicar resultados, avances y logros

Una comunicación constante y eficaz sobre los resultados en RSC puede tener un impacto positivo en la organización: mejora de la marca, satisfacción de los empleados, mejora de las relaciones con la comunidad, y satisfacción y lealtad de los clientes.

La transparencia y la veracidad son dos criterios fundamentales de una comunicación exitosa. Una empresa que mienta en sus comunicados o no sea totalmente honesta perderá la confianza del público y no estará legitimada para actuar en el mercado.

 

Ventajas de la RSC para la empresa

Además de ser beneficiosa a nivel social y medioambiental, la responsabilidad social corporativa también aporta numerosas ventajas a las empresas. Por esa razón, no debe ser considerada como un gasto, sino como una inversión que reporta beneficios como los siguientes:

  • Mejora su imagen de marca y su reputación frente a empleados, proveedores, accionistas y clientes
  • Aporta un valor diferencial respecto a la competencia
  • Se incrementa el número de personas que eligen la compañía por ser socialmente responsable
  • Fideliza a los clientes por implicarse con el bienestar del entorno y cumplir con los estándares éticos
  • Crea un modelo de negocio sostenible en el tiempo porque aporta solidez a la empresa
  • Contribuye a reducir los costes de producción, la emisión de CO2, el consumo energético y de agua
  • Incrementa su credibilidad porque muestra de forma transparente el impacto que genera con un actividad

En Taktic consideramos fundamental aplicar medidas de responsabilidad social corporativa. Por ese motivo, aportamos nuestro granito de arena para contribuir al desarrollo sostenible de la sociedad. Tenemos una política de 0 % papel: solo imprimimos lo que es imprescindible, mientras que el resto de documentos los tenemos digitalizados. Por eso en nuestras mesas de trabajo no hay folios ni disponemos de papeleras en la oficina.

Carmen Pola
Carmen Pola

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar