Top
TAKTICTAKTIC ¿Cuáles son los beneficios del posicionamiento de marca?

¿Cuáles son los beneficios del posicionamiento de marca?

En un post anterior hablamos sobre el posicionamiento de marca, un concepto utilizado en Marketing que hace referencia a la asociación entre la marca y un atributo en la mente del consumidor. Pero ¿cuáles son los beneficios del posicionamiento de marca? ¿realmente es necesario trazar una estrategia de posicionamiento para alcanzar el éxito?

Beneficios del posicionamiento de marca

Una estrategia de posicionamiento permite comunicar la propuesta de valor y las ventajas competitivas de una marca, un hecho que se traduce en una serie de beneficios:

Diferenciarse de la competencia

Una estrategia de posicionamiento de marca efectiva permite definir aquellos elementos únicos que diferencian una marca del resto de competidores del mercado. Para conseguir esta diferenciación, es importante que las marcas elijan una estrategia de posicionamiento de marca centrada en su ventaja competitiva o propuesta de valor. De esta manera, lograrán que sus productos y servicios estén presentes en la mente de los consumidores, convirtiéndose así en la primera opción de compra.

Orientar las decisiones de compra de los clientes

Gracias a la estrategia de posicionamiento de marca, podemos impactar y transmitir mensajes a los clientes de manera mucho más efectiva, logrando generar confiabilidad. Si conseguimos ocupar un sitio en su mente, podemos llegar a obtener su lealtad, ya que los clientes conocerán la marca y no sentirán la necesidad de buscar otras.

Definir el valor del producto o servicio ofrecido

Una estrategia de posicionamiento permite identificar qué aspectos o atributos hacen que el producto o servicio sea único y diferente al de los competidores. En otras palabras, ayuda a los clientes a darse cuenta de la razón por la cual deberían adquirir tu marca y no la de un competidor.

Corroborar el precio fijado

Con una buena estrategia de posicionamiento de marca se define el valor agregado para los clientes, es decir, aquel beneficio por el que se espera que paguen el precio fijado. En caso de que las marcas no fueran capaces de definir dicho valor agregado, los clientes no estarían dispuestos a pagar el precio.

Por el contrario, las marcas con un fuerte posicionamiento tienen la capacidad de elevar los precios de sus productos y servicios para obtener márgenes mayores. Si así fuera, los usuarios estarían dispuestos a pagar más al considerar que el precio se adecúa a las características del producto y al beneficio que ofrece.

Llegar a más personas

Una vez definida la estrategia de posicionamiento, ya se tiene claro cuál es el mensaje que se debe transmitir al público. Para ello, se pueden utilizar los diferentes canales de comunicación de la marca, dando refuerzo a los mismos a través de estrategias de Marketing. De esta forma, se conseguirá un mayor alcance.

Obtener credibilidad a los nuevos productos

Las marcas que destacan por encima de los competidores tienen más facilidad a la hora de realizar modificaciones en sus productos o de introducir otros nuevos porque los clientes confían en ellas y otorgan credibilidad a sus acciones.

Factores clave para construir el posicionamiento de marca

Para llevar a cabo una estrategia de posicionamiento de marca de forma efectiva, debemos tener en cuenta tres factores clave:

1. Descubrir las necesidades del consumidor

Para conseguir el posicionamiento deseado dentro de un segmento de mercado, tenemos que saber qué quieren los consumidores que forman parte del mismo.

Aunque podemos utilizar prácticas tradicionales (encuestas, entrevistas o focus group), es recomendable emplear métodos más prácticos, como los contenidos interactivos, que estimulan la participación de los usuarios. De esta manera, no solo lograremos mejorar la experiencia de usuario, sino que obtendremos información clave sobre el buyer persona que nos permitirá optimizar los procesos comerciales.

2. Analizar a los competidores

Debemos desarrollar una rigurosa auditoría de los competidores en el entorno digital para descubrir qué acciones llevan a cabo y cuál es la percepción de los usuarios ante sus marcas.

Gracias a este análisis, podremos saber qué acciones resultan positivas y favorables para la empresa y cuáles no son convenientes por su percepción negativa. Asimismo, nos permitirá identificar elementos que nos ayuden a diferenciarnos y llenar huecos. Para ello, debemos encontrar nuestra ventaja competitiva o propuesta de valor diferencial.

3. Conectar con los valores y las percepciones

Para promover el posicionamiento de marca, es necesario ajustar la propuesta de valor a la realidad. No basta con difundir conceptos de calidad o precio para colocar una marca en lo más alto; también es importante conectar con los valores, las percepciones y los pensamientos de los consumidores. En este sentido, debemos encontrar una propuesta de valor que motive a los consumidores y les proporcione un beneficio relevante.

Además, es fundamental buscar una conexión real para que el posicionamiento sea prolongado, evitando el paradigma de vender a toda costa. El objetivo debe ser fortalecer las relaciones con los consumidores para ocupar un lugar permanente en su mente. Para ello, debemos impulsar estrategias que humanicen la marca, dándoles una identidad y una personalidad palpables.

En conclusión, una marca bien posicionada se diferencia del resto, es reconocible, auténtica y aporta valor añadido, por lo que evita a toda costa caer en la imitación. Además, debe tener un tono de voz único que le permita construir una esencia que obtenga la preferencia del público.

Carmen Pola
Carmen Pola

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar