Top
TAKTICTAKTIC ¿Cuáles son las diferencias entre CRM y ERP?

¿Cuáles son las diferencias entre CRM y ERP?

Muchas empresas buscan implementar Sistemas de Gestión Empresarial para poder adaptarse a la era digital y mejorar, de esta manera, su productividad y eficiencia. En ocasiones no saben si elegir un CRM o un ERP, ya que no conocen bien cuáles son las funciones de cada uno ni los beneficios que aportan. A continuación, te vamos a explicar las diferencias entre CRM y ERP.

¿Qué es un CRM?

Un CRM (Sistema de Gestión de Relaciones con el Cliente) es un software que administra, recopila y centraliza en una base de datos toda la información de las interacciones comerciales entre la empresa y el cliente. Gracias a él las empresas pueden adecuar las relaciones con sus diferentes clientes, facilitando una mayor personalización y una mejor automatización de las accione. Se utiliza para departamentos como ventas, marketing, atención al cliente, investigación y desarrollo comercial entre otros.

¿Qué es un ERP?

Un ERP (Sistema de Planificación de Recursos Empresariales) es un software que sirve para gestionar, controlar, interconectar y evaluar todas las áreas de la empresa de forma modular. Es la solución utilizada para la operativa de los departamentos de contabilidad, finanzas, logística, compras, ventas o recursos humanos. Los ERP son programas de gestión integral que permiten el control y gestión de las áreas de actividad clave de las empresas , principalmente en lo que respecta a la cadena de suministro y a las actividades contables y financieras.

Diferencias entre CRM y ERP

A continuación, te explicamos algunas de las principales diferencias entre CRM y ERP

Según sus objetivos

Un CRM se enfoca en la gestión de los clientes de la empresa y en las ventas que genera, pues su objetivo es optimizar el proceso de venta. Un ERP, sin embargo, controla y gestiona los procedimientos y recursos de la misma con el fin de mejorar la productividad.

Según su función

Un CRM es un software que se utiliza para realizar actividades de front office, mientras que el ERP se emplea para realizar actividades de back office. Es decir, el primero de ellos afecta a la relación con los clientes y los procesos externos, ya que sirve para crear objetivos y trazar estrategias. En cambio, el segundo repercute en los procedimientos y usos internos, no en la relación con los clientes.

Según su costo

También existen diferencias importantes respecto a la inversión, tanto económica como de personal y tiempo. Un CRM es más asequible porque permite controlar menos áreas y existen licencias libres sin coste. Un ERP tiene un coste mayor porque lo manejan más personas y el coste de mantenimiento y las licencias de uso se incrementa.

Según sus módulos

Generalmente, un CRM consta de módulos para la gestión comercial, marketing y la atención al cliente. En cambio, un ERP tiene varios módulos: producción, logística, finanzas, envíos, contabilidad, inventarios, etc. En ese sentido, un ERP gestiona mucha más información que un CRM.

Según la activación

Es mucho más fácil instalar un CRM que un ERP porque no contempla todos los departamentos. Sin embargo, en un ERP se integran todos los departamentos, razón por la cual su implementación es más larga y costosa. Este es uno de los motivos por los cuales el coste del ERP es superior al del CRM.

Según el tamaño de la empresa

Las empresas que más se pueden beneficiar de un ERP son las medianas y grandes, ya que las pymes y los autónomos carecen a menudo de los recursos necesarios. Además, las empresas de pequeñas dimensiones o con menos empleadas son más dinámicas y tienen un organigrama más sencillo, por eso no necesitan un ERP diseñado para centralizar la gestión integral de grandes empresas.

El CRM es mucho más frecuente entre las pymes, pues se puede adaptar fácilmente a ellas. Asimismo, ofrece tecnologías y funcionalidades escalables que aportan valor a las empresas de mayor tamaño.

Gracias a los sistemas de gestión empresarial, muchas empresas han apostado por la innovación de los procesos. De esta forma, han logrado incrementar la eficacia y la competitividad, así como la agilidad en los procesos y la toma de decisiones. Todo ello se traduce en un aumento de la rentabilidad. Por lo tanto, a pesar de que existen diferencias entre un CRM y un ERP, ambos softwares permiten sacar el máximo partido a los recursos de las empresas.

Carmen Pola
Carmen Pola

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar